jueves, 19 de diciembre de 2013

El diaro de Noa.

- ¿Te quedarás conmigo?
- ¿Quedarme contigo? ¿Para qué? ¿Para estar todo el día discutiendo?
- Eso es lo que hacemos, discutir. Tú me dices cuando soy un maldito arrogante y yo te digo cuando das mucho la tabarra, y lo haces el 99% del tiempo. Sé que no puedo herir tus sentimientos porque tienen un promedio de dos segundos de rebote y otra vez vuelves a la carga.
- ¿Entonces qué?
- Pues que no será fácil. Va a ser muy duro. Tendremos que esforzarnos todos los días y quiero hacerlo porque te deseo. Quiero tenerte para siempre. Tú y yo todos los días. ¿Harías algo por mí? Por favor, imagina tu vida dentro de 30 o 40 años, ¿cómo la ves? Si es junto a ese hombre, vete. Te largaste una vez y lo soportaré otra vez si creyera que es lo que quieres, pero jamás tomes la vía fácil.
- ¿A qué vía te refieres? No hay ninguna fácil, haga lo que haga alguien acabará sufriendo.
- ¡¿Podrías dejar de pensar en lo que quieren los demás?! Incluso olvida lo que quiero yo, o lo que quiere él o lo que tus padres quieren. ¿Tú qué quieres? 
- No es tan sencillo. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario