viernes, 21 de diciembre de 2012

En busca de la felicidad.

Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Ni siquiera yo. Si tienes un sueño, vé a por él. La gente que no lo consiguió te dirá que no lo lograrás, pero si tienes un sueño, persíguelo, y punto. 


viernes, 14 de diciembre de 2012

Desayuno con diamantes.


¿Sabes lo que te pasa? No tienes valor, tienes miedo, miedo de enfrentarte contigo misma y decir está bien, la vida es una realidad, las personas se pertenecen las unas a las otras porque es la única forma de conseguir la verdadera felicidad. Tú te consideras un espíritu libre, un ser salvaje y te asusta la idea de que alguien pueda meterte en una jaula. Bueno nena, ya estás en una jaula, tu misma la has construido y en ella seguirás vayas a donde vayas, porque no importa donde huyas, siempre acabarás tropezando contigo misma. 




viernes, 7 de diciembre de 2012

Tengo ganas de ti.

Es el momento de escribirte lo que nunca fui capaz de decirte, aunque sea tarde, escribir lo que ha sucedido en una carta que no te voy a mandar. Que no vas a recibir nunca. Que como tu me enseñaste, cuando acabe de escribirla la quemaré, los sentimientos se pondrán a arder, y ese dolor, ¿cómo era?.. Ah sí, ese dolor no se te queda tan dentro. Esta vez solo quiero ser claro, sería un imbécil si no gritara que me he equivocado, desde el principio, contigo. He intentado avanzar sin apartar antes las cosas que lo impedían, agarrado al pasado, mirando para atrás, queriendo olvidar pero sin parar de recordar, empeñado en quedarme ahí. ¿Qué locura no? En medio de un lado y del otro, sin perdonar, sin perdonarme, sin avanzar. 
¿Dónde está el secreto del futuro? Puede que esté en fijarse bien, en avanzar, mirar más cerca. Más. Tan cerca que lo borroso se vuelve nítido, se vuelve claro. Solo hay que dejar que las cosas pasen. Y ahora lo tendría claro. Aunque ya no depende de mí.




miércoles, 5 de diciembre de 2012

Revenge.

La mayor arma que alguien puede usar contra nosotros es nuestra propia mente. Aprovechándose de las dudas e incertidumbres que ya acechaban ahí. ¿Somos fieles a nosotros mismos? ¿O vivimos por las expectativas de los demás? Y si somos abiertos y honestos… ¿podemos ser amados? ¿Podemos encontrar el valor para liberar nuestros secretos más profundos? O al final, ¿somos todos desconocidos, incluso para nosotros mismos?



domingo, 2 de diciembre de 2012

The O.C.

Supongo que mas que nada me gustaria tener la felicidad que tengo ahora mismo, aunque ¿que posibilidades hay de que eso ocurra? Vas avanzando en la vida y cuando miras atras solo podras recordar dos o tres momentos en los que fueras genuina y claramente feliz, pero en esos momentos no apreciaste lo que tenias. Le pasa a todo el mundo... lo que me gustaria es estar aqui mismo, ¿comprendes? Ahora, en este momento. Y no porque tenga miedo de la inseguridad porque no es eso. Es que a mi me enseñaron que cuando tienes algo bueno lo que tienes que hacer es agarrarte a eso, agarrarte bien con las dos manos. Y si alguien intenta quitartelo lo que tienes que hacer es asegurarte de que tengan que pasar por encima de tu cadaver.